Continually exceeding your expectations

Política de calidad

SANA Hotels se considera una organización que apuesta por una fuerte orientación al cliente y la promoción de la calidad como una forma de generar valor, sustentada en una relación real, lealtad y dedicación entre los principales actores de su sector: clientes, accionistas, proveedores, socios, empleados y la sociedad en general.

Creemos que la mejor manera de garantizar la excelencia en los servicios pasa por superar las expectativas del cliente, tanto internas como externas, y crecer basándonos en estas relaciones, de forma continua e innovadora, a través de iniciativas y el trabajo en equipo, con el objetivo de controlar los procesos de trabajo, buscando la mejora continua, trabajar para el desarrollo y la satisfacción de los empleados y ofrecer un producto único y un servicio que promueva la satisfacción creciente de los clientes.

Evaluamos el cumplimiento de las normas de la organización a través de procesos internos continuos, que garantizan al cliente un producto o servicio diseñado de acuerdo con los estándares, procedimientos y normas, éticamente correctos, para obtener los mejores resultados en términos de hospitalidad, con niveles de precios, servicios y seguridad adecuados.

Cultivamos un ambiente de trabajo seguro, de valorización y desarrollo profesional para nuestros empleados y un sistema de valores comunes que se rige por reglas de una conducta ética y un espíritu de equipo, además de cuidar el patrimonio, promover la cultura de la región y del país y atender adecuadamente al cliente.

Realizamos una cuidadosa selección de proveedores que deberán respetar fielmente los principios y valores del grupo y apostamos por desarrollar sólidas relaciones comerciales que garanticen productos y servicios de calidad superior y la fidelidad de los clientes.

Adoptamos medidas preventivas en el área de la higiene y seguridad alimentaria con arreglo a los principios del sistema HACCP.

Promovemos la conservación del medio ambiente a través de una permanente actualización tecnológica, el análisis de la eficiencia energética, el desarrollo de métodos innovadores para minimizar los impactos ambientales, la reducción y prevención de la contaminación, la optimización de la gestión de los recursos naturales, el cumplimiento de la legislación y la difusión de una cultura que promueva la calidad de vida.

La evolución del sistema de calidad incorporará en un futuro próximo la integración de las preocupaciones de responsabilidad social.